12 de octubre....definitivamente nada que celebrar Cómo vamos a festejar el día en que un grupo de delincuentes...sacados de las cárceles de la corona española avistó este nuevo mundo (del cual yo formo parte) y lo degradó y lo trastocó y pretendió borrar para siempre nuestras costumbres (y casi lo logran) y saqueo hasta el último suspiro... No sólo se llevaron las riquezas materiales... también exterminaron pueblos enteros en su afán de poseerlo todo... la tierra... el oro... la plata... los seres humanos. Pienso entonces en esos antepasados nuestros que ingenuamente pensaron al comienzo que era la profecía de la llegada del dios blanco... en la profecía maya del dios blanco cuya llegada vendría acompañada de tiempos de miseria…enfermedades y destrucción. Pienso en sus caras sorprendidas por el ultraje... por el saqueo... si el oro era entonces el brillo del sol... el calor que permitía que la tierra germinase... Pienso en esas mujeres que fueron tomadas violentamente... en esas mujeres que abortaban espontáneamente para que no le nacieran hijos esclavos... pienso en esas caras que se llenaban de enfermedades frente a las cuales no había inmunidad (la viruela, gonorrea), pienso en esas mujeres, pienso en el pueblo taíno que se suicidaba colectivamente porque no podían soportar la vida esclava... ellos que siempre fueron tan libres, pienso en esos niños, en esos padres que les cayó una modernidad de golpe... un nuevo lenguaje una nueva religión... un nuevo dios... un dios sin forma... sin colores sin sus energías y sin sus creaciones... un dios que los obligó a esconder a sus propios dioses... a vestirlos con las vestiduras de los santos y ángeles del nuevo dios invasor... No es vano América fue llamada el continente de redención casi imposible... no en vano fue... no en vano... Nuestros dioses nunca se marcharon... ocultos en los cerros... en las montañas…en la nieve... en los ríos... en los manantiales... en el fondo de alguna quebrada... en la tierra en el viento... en la lluvia... esperando a que todo el peligro pase e infundiendo la paciencia en nosotros... hoy están de vuelta... La derrota fue tajante, pero supieron esperar... hoy están regresando, pero ya no somos los mismos... 500 años pasaron y un poquito más... nos llegaron otros dioses también de contrabando en los fondos de barcos donde viajaban otros seres humanos... también castigados por la codicia y el capital... ellos también trajeron dioses... 500 años han pasado y un poquito más en que convivimos y dejamos parte nuestra en el olvido... lo que no queda en el olvido es indudablemente las razones de que nada tenemos que celebrar este 12 de octubre... más bien conmemorar... recordar... uno de los mayores genocidios de nuestra historia en nombre de la codicia del oro y de la tierra y con la espada y con la cruz por delante... arrasándolo todo... asolando la tierra... destruyendo las culturas... usando a Dios como pretexto... (12.10.2003)

Fanny Barrientos Cruzatt
Profesora de Historia y geografía